" EL COPLERO "

CARMONA

EL Carnaval aquí en Carmona resurge como todo el mundo sabe después del franquismo, en la década de los 80, concretamente en 1982 de la mano de Paco Eslava y José María González entonces presidente de la peña “La Amistad”.

Entre la tolerancia y la censura se abre un hueco que será un gran
elemento para nuestro Carnaval.
Este motivo dá sin duda a la proliferación de letras de autores de 
antaño como los Montes, Pepe El Espartero etc. y autores nuevos como Paco Eslava, Joaquín Rueda, Domingo Amador, Rafael Chamorro etc. continuando así el trabajo y el Carnaval que hoy conocemos.

A finales de los 70 con trece o catorce años ya empecé a notar ese 
venenillo que más tarde se iría transformando en mí para ser uno
más de los autores o copleros de esta fiesta.

De la mano de mi tío Miguel Ángel y mi padre José María González Fernández  transcurría por los ensayos de la murga “Los Currantes” que solo y únicamente ensayaban para el día “Del Tranquilote”.

Creo que esto fue una de las notas no definitivas, porque más tarde 
se congregarían algunas más para comenzar a sentir lo que era una
letrilla cantada, o apreciar el contenido de ella.

En el año 1981 con la llegada de Paco Eslava a Carmona fue cuando conocí  y empezé a aprender algo distinto de lo que había estado viendo y escuchando.
Fue en el sótano del Kiosco de la Alameda cuando empezaron a sonar los primeros compases de un pasodoble totalmente de otra forma, algo nuevo para mí, la comparsa “Capuletos y Montescos”, aquel día sentí que yo también participaría alguna vez como comparsista.          

En 1983 mi gran amigo Manuel Mata algo más que amigo, mi segundo padre, se retiraría de la chirigota “Loqueros de Carmonilandia” y le propone a Paco Eslava autor de la misma que yo sería el futuro caja para la agrupación, y efectivamente así fue, mi primera aparición en el Carnaval con la chirigota “Los Tombis” coincidiendo con el primer y único concurso local ganando el primer premio.

Me acuerdo que cada grupo de hombres que formaban una agrupación llenaban sus gargantas con coplas sentidas y criticas aseguradas por poetas de aquella época, poetas de verdad.

Se recupera así nuestro Carnaval y llega la chirigota a él y más tarde en 1984 la comparsa “Espantapájaros” fue la primera comparsa de Carmona junto con la comparsa “Menta y Limón” cuya autoría se le atribuye a los hermanos Montes,en la primera mencionada participo como componente. Este año el concurso local se suspende y pasa a ser festival.

Al año siguiente en 1985 se promovió un bonito movimiento de comparsas en la que no se podía ser más desafiante y vuelvo a formar parte de la comparsa “Carmo”, en primera línea de fuego.

En el año 1987 nació el primer concurso provincial de agrupaciones carnavalescas y como no en nuestro Teatro Cerezo.
Este hecho fue difundido por radio y otros medios de comunicación, nuestro Carnaval había despegado a lo más alto.

Entonces el concurso haría aumentar los ensayos y preparativos para atraer la máxima atención local y foránea de las coplas y músicas que se presentarían sin que ello haga olvidar nuestro Carnaval de la calle y nuestro gran desfile.


 

 

 

 

 

En 1990 nace la peña “El Tanguillo” con grandes y viejos amigos carnavaleros todos y de la que soy socio fundador y vicepresidente los primeros años.

En ese año surge la idea de mi amigo Luis Olivares y Pablo López Vega en la barra del Cerezo, de que yo podría escribir al año siguiente en 1991 mi primera comparsa a la que llamaría “Muy Nuestro” haciendo referencia al personaje de mi amigo “Pichili el de los Coquis”.
Don Antonio Maqueda, decirle que sin él no existiría este artículo , ya que se encargo de darle vida a esta comparsa.

Esta comparsa guarda muchos recuerdos y vivencias mías.
y es sin lugar a dudas la que proyecta mi trayectoria como autor.

Los comparsistas de aquellos entonces mimábamos las coplas que se cantaban tanto localistas como generales e intentábamos enmarcarlas en un ritmo, a tener en cuenta la falta de instrumentistas de todas clases: cajas, bombos y  guitarras. La verdad era complicado.

 

 

 

 

 

 

 

Fijarse si era complicado que en 1992 cuando saque mi segunda comparsa “No hay duda” hubo tres agrupaciones, la chirigota de la peña pitos de caña, el cuarteto “los Makensis” y mi comparsa.
 

En 1993 cambió algo el numero de agrupaciones y se elevó a siete entre ellas “Bufón de paso” , una comparsa a la que guardo mucho respeto y cariño a pesar del fracaso que supuso poner en boca de algunos un tercer premio.

 

En el año 1995 quiero homenajear a los grandes de nuestro Carnaval, y y saco a la luz la comparsa “La comedia” con la que algunos se identificaron mas tarde porque aunque no fue tan popular, su creación literaria dejaba  muchas bocas abiertas al escucharla. El encargado de dirigirla fué mi amigo Marín que dirigió una comparsa de gran exito que fué" Los Maolillos"

En el año 1996 una ilusión que comenzó a funcionar se echó atrás sin motivos aparentes. Fue la coautoría con Paco Eslava de la comparsa que jamás vio la luz pero que muchos recordaran de oída “Carmonilla”.

De aquí en adelante se nota que las agrupaciones van más elaboradas, los grupos de voces , grandes voces habían aprendido a conjuntarse de la batuta de buenos directores como Antonio González, la puesta en escena, las coplas iban más elaboradas en su son y creo que cuidando cada vez más la vocalización de las letras y el tipo.

En 1997 nace la comparsa “Calleja” con mi gran amigo Andrés de director, un niño que se deleitaba escuchando los ensayos de “La Comedia” y al que no dudé en darle su oportunidad para que dirigiera mi comparsa.

 

En aquellos años al igual que hoy sin las entidades y asociaciones con su ayuda, no tendría la importancia para que nuestro mercado discográfico que solo nos servía para guardar o tener un soporte de aquello que hacíamos fuera un motivo más para cuidar los repertorios.

Creo que entonces andábamos un poco ciego en el tema ya que olvidábamos lo esencial de nuestro Carnaval o del que habíamos recuperado que era LA CALLE, hasta el punto que algunos componentes creían que se identificaban con lo puro, lo autentico, el Carnaval así para ellos era más popular.

Cuando de verdad te pones a observar y analizar las  agrupaciones que hacemos te das cuenta que no son tus orígenes pero si tu evolución.
No se si estamos equivocados o no, lo cierto es que desde aquel 1982 ya llevamos 35 años de Carnaval.

Las letras, la música , la dirección, los instrumentos, las voces, hasta el postulante que iba vendiendo los libretos que después nos servirían para financiarnos en la medida de lo posible, los comerciantes que colaboran y colaboraban todo tiene su protagonismo.

Concretando a modo de observación el seguimiento general de las agrupaciones en la calle con mayor presencia en aquellos años, potenciaba después la asistencia más seria a los ensayos, la critica entre los componentes así como las relaciones mas puras de la fiesta.

La selección de todo como la antigüedad, la trayectoria y el reconocimiento además de la pluralidad entre ambos sexos nos hace llegar a grupos femeninos o mixtos en nuestras agrupaciones.
Entre todo también empezaría a destacar el seguimiento de la prensa local y todas las letras impresas en todas las agrupaciones.

 

En 1998 además de la comparsa “Tragaleguas”  y la colaboración con la chirigota “Los pavos Reales” de la peña La Amistad se me ocurre la idea de una antesala al concurso, con la única intención de aglomerar a todos los amantes y participantes de esta fiesta con la “Sardiná” que mas adelante en el año 2000 recogería el testigo la Fundación del Carnaval de la cual fui fundador.

Esta fase intensiva a la que me refiero la formaban y forman tres grandes centros de fijación:
-“La sardiná”, la semana de ensayos generales y los distintos encuentros con actos oficiales antes del comienzo del Carnaval.
La semana de ensayos generales hicieron que la peña “El tanguillo” por aquel entonces fuese un referente en el mundo de la fiesta para esa gran afición que cada año iba ganando adeptos con mas fuerza en la ciudad de Carmona.

 



Llega el año 1999, un año lleno de satisfacciones y grandes alegrías, no solo por los premios cosechados, éxitos y galardones obtenidos con la comparsa “El tenorio” sino por el disfrute de un gran trabajo entre mi amigo Antonio González y yo.

 

 

 

 


Jamás creí que estaba todo o lo tenía todo ganado y hecho.
En el año 1999 siendo socio fundador y miembro de la junta directiva de la Fundación del Carnaval se formaron dos grupos por el mes de Octubre  para agilizar y buscar así mas concretamente a un pregonero para el próximo año.

No se me olvidará esto como anécdota:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“estando con mi mujer y mi amigo Peroles, el que sería el director de “Alfareros” comparsa que entonces estaba escribiendo”, tomando una copa se me acercó José Reina (compañero y amigo de la fundación) y me dice ¿Enrique tienes alguien en concreto que dé el pregón este año?
Le contesto: todavía no tengo claro quien puede ser y me dice pues yo si tengo el pregonero además creo que es el ideal. ¿cuál? dije: tú ,¿yo? Si tú, vete haciendo la idea que ya tenemos pregonero para el Carnaval 2000.

 

Después de tener a la mejor mujer como compañera  y el nacimiento de mis hijos fue lo mas bonito y grande que me había pasado; miré a mi mujer y a Peroles y los dos juntos a la vez dijeron “¡ni te lo pienses¡” esto es una vez en la vida me dijeron¡”.
A la semana siguiente los miembros de la fundación encargada de buscar el pregonero , el concejal de festejos y mi tío Miguel Ángel González  como concejal se personaron en la bodega y celebraron conmigo el nombramiento del pregonero del año 2000.

El contenido de aquel pregón no fue mas que mis vivencias como carnavalero incansable y defensor de la fiesta y sus personajes.

Después de tanto analizar no creo que la critica política y social no fuera lo mas predominante como lo fue en un Carnaval antaño en el que andaban descalzos y cantaban a escondidas.

 

Año 2001 el repertorio de la comparsa “Embrujao” define lo clásico como espejo del piropo a Carmona y Andalucía, hasta aquí la critica por lo menos la mía, era darle sentido al tipo y a la necesidad del público como forma de existir y seguir escribiendo.


En el 2003 con la comparsa “Los Caballeros” dirigida ésta por mi amigo Andrés Osuna la temática del repertorio hace manifestaciones de lo cotidiano y exagera la relación entre poesía y crítica, aunque lo primero nunca lo dejé olvidado en ninguna de mis comparsas. La verdad si me tengo que quedar con alguna agrupación me quedo sin duda con “Los Caballeros” hasta esta fecha.

 

 

 

 

 

 

 


Para mí uno de los mejores repertorios que he escrito y para algunos el mejor que ha escuchado.

Las relaciones que unen a los miembros de una agrupación y a su autor deben de ser siempre de amistad, aunque no por culpa de ella se rompa el contrato verbal o de corazón que existió.

Quizás por eso y las dificultades que había a nivel de agrupación y personal me llevara cinco años en dique semiseco colaborando con algún amigo como El Coco con su chirigota en el 2006 “Vamos por cuenta”, pero con el cordón umbilical unido a mi Carnaval.


Por eso mismo y por la amistad a la que me refiero que no tiene porque romperse, nos unimos mi amigo Francis Calzada y yo para sacar adelante un proyecto joven “El Carro de la Farsa” sin protagonismos en ningún campo de batalla como en la autoría y dirección, así se llevó a cabo esta ilusión en el año 2009.

En 2010 dí el paso a la coautoría por diversas razones y salió “El Rincón de los Dioses” con el trabajo de mi amigo Rafael “el campanero”  como autor de la música del popurrí junto con otro gran amigo Marcial y se llegó a la transformación de esta comparsa. 

En el año 2012 nos unimos autores como Francisco Javier Zapata Puerto “el coco” y un servidor en letra, y en música autores de la talla de Francisco Luís Prieto Baeza y Raúl Fernández Garrido y la dirección de Carlos Acal para sacar la chirigota la cual se transformaría en un pelotazo desde que comenzaron los ensayos “Los Marcianos de La Vega” y además recogiendo un merecidísimo primer premio.

 

 

 

Año 2013 coincidimos los mismos para darle forma a otra gran chirigota, “A sesenta por hora” colaborando en la dirección Andrés Osuna con un segundo premio y muy contento con ello, ya que fue un año difícil de llevar con algún que otro contratiempo y desavenencias entre todos los componentes y digo todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quizás por eso en el año 2014 pensé que era hora de volver a la comparsa, y la vuelta y llegada a ella fue sorprendente.
Con la autoría en letra de un servidor y Francisco Luís Fernández Garrido, y la música de Francisco Luís Fernández Garrido y Raúl Fernández Garrido junto a la dirección de Andrés Osuna Romero llegó la esperadísima comparsa “El Pájaro”, digo esperadísima porque la misma afición se hizo dueña de ella ya que fue al menos para mí una de las mejores comparsas en la historia del concurso y del carnaval de Carmona, por supuesto respetaré a quien no lo vea igual.

En el año 2015 las mismas personas volvimos con otra grandísima comparsa que algún que otro individuo se encargo de herirla en sus entrañas, por causas de rencores del pasado y demás historias que no llevan a ningún lado no hicieron justicia con ella condenándola a un tercer premio, cuando en las gargantas de los aficionados solo se escuchaban “campeones, campeones” , “La Mina” una comparsa para enmarcar con una música de pasodoble increíblemente bonita la cual daba mucha ala para escribir.

Llega el año 2016 en el que estamos, y decido ofrecerle la coautoría en letra a un buen amigo, Darío Falcón, quién ya apuntaba maneras de autor y que se consagraría como tal en la comparsa “La Apuesta” cuya música y dirección correría a cargo de Andrés Osuna. Gran año de alegrías y éxitos ya que pudimos disfrutar de cinco finales en cinco concursos y cinco premios distintos en cada uno de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 



Para el año 2017 estoy preparando otro tipo de apuesta la cual me está condenando en el buen sentido de la palabra a un descanso y a intentar ver de distinta forma las cosas negativas dentro de éste mundillo para que no vuelvan a ocurrir, por eso esa apuesta se la hice a mi familia y  de momento la estoy ganando….

Espero que sea un “hasta pronto” porque no sé si sabría vivir sin este veneno que más de uno ya conoce.
    
Quiero concluir diciendo que la comunicación humana a través del diálogo es el mejor modo de solucionar las cosas.  
       
Enrique José González García.

Please reload